PROPIOCEPCIÓN

Sabemos que es difícil incluso de pronunciar, pero en Fisioterapia Madrid queremos desarrollar este concepto para poder entenderlo mejor.

La propiocepción no es más que un mecanismo del cuerpo para conocer cuál es su posición y orientación en el espacio. Dicha información es recibida a través de receptores nerviosos situados en los músculos, articulaciones y ligamentos. Con todo ello, en sentido más técnico, puede entenderse como la percepción inconsciente de los movimientos y de la posición del cuerpo, independiente de la visión. Y es que nuestro control motor se basa en la integración correcta de las diferentes fases del movimiento donde los músculos estabilizadores trabajan en la fase preparatoria, y posteriormente los músculos dinámicos ejecutan efectivamente el movimiento.

Así pues, la propiocepción regula la dirección y el rango de movimiento, lo que nos permite tener reacciones y respuestas automáticas. Además, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación con el espacio. La propiocepción actúa sobre el equilibrio, la coordinación de los dos lados del cuerpo y el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso.

¿Qué ocurre cuando esto falla? Estaríamos ante una disfunción que daría como resultado una gran torpeza motriz que pasaría por diversas complicaciones a la hora de mantener cabeza y cuerpo erguidos, coordinar movimientos con ambas manos o incluso manejar diferentes utensilios o herramientas diarias.En Fisioterapia Madrid, realizamos entrenamientos específicos que ayudan al trabajo propioceptivo. Adaptados a las necesidades de recuperación de cada paciente, se comienza centrándose en ejercicios de equilibrio, coordinación o cambios de superficie además de otros basados en estímulos externos que favorezcan las reacciones musculares reflejas. El trabajo constante y cuidado es vital, por eso, siempre es fundamental asesorarse por expertos, entender primero la teoría y ser responsables con la práctica.