SÍNDROME DE HOMBROS CAÍDOS

En Fisioterapia Madrid siempre hemos defendido que, el primer paso para cuidar nuestra espalda, es llevar una espalda erguida con los hombros hacia atrás al caminar. Mantener el cuerpo recto ayuda a que todo él trabaje de forma equilibrada. Sin embargo, lo más frecuente es que, sin darnos cuenta, mantengamos posturas incorrectas y vayamos con los hombros ligeramente caídos, inclinándonos hacia delante (espalda curvada, cabeza hacia delante, hombros encorvados). El uso excesivo de la silla, los ordenadores y los móviles hace que este gesto y mal hábito esté cada vez más extendido.

Y es que, caminar de esta forma, con el tiempo, hará que el cuerpo se habitúe a la postura, ya nos será difícil volver a erguirnos completamente. La flexibilidad y control sobre el resto del sistema músculo esquelético de la espina dorsal se encargará de ello. Una vez que nos asentemos en esta curvatura, en Fisioterapia Madrid os podemos asegurar que las molestias serán el pan de cada día.

Dolor de cervicales, lumbalgia, mayor volumen y un efecto antiestético son algunos de los resultados de los hombros caídos.

El primer paso para corregir esta mala postura es sencillo: caminar erguidos, manteniendo los hombros perpendiculares a la cintura. Mientras estemos sentados, apoyar la espalda en el respaldo evitará los vicios posturales.Un ejercicio muy recomendado sería poner una pelota de tenis entre los dorsales y tratar de mantenerla sujeta con la espalda contra la silla durante treinta segundos. Al mismo tiempo, los ejercicios de rotación son idóneos para, poco a poco, recuperar esa posición recta con la que todos deberíamos acostumbrarnos a ir por la vida.